sábado, 17 de agosto de 2013

Big Time Rush arma fiesta en el Palacio de los Deportes

La adrenalina no podía estar más arriba. Miles de ojos, al borde del llanto por la emoción, y gargantas lastimadas de tanto gritar dejaron claro que las mexicanas disfrutaron al máximo el concierto de Big Time Rush.

La boy band estadounidense se presentó la noche del 14 de agosto en el Palacio de los Deportes con el 'Summer Break Tour' y ofreció a los 18 mil 100 fans que llenaron el lugar, según organizadores, la fiesta perfecta para cerrar las vacaciones de verano.

Carlos Peña Jr., Kendall Schmidt, Logan Henderson y James Maslow salieron al escenario a las 21:37 horas y, de inmediato, generaron los gritos eufóricos de las "rushers", quienes recibieron con euforia 'Windows Down', la primera canción.

'24/Seven' sonó en el lugar, que para entonces brillaba con las luces que las fans agitaban al ritmo de las canciones.

"Mexico City, ¿están listos para esta noche?", preguntó Kendall en español, para después presentar a sus compañeros quienes, en inglés, agradecieron el cariño de sus fans.

Coreografías en grupo y hasta atléticos saltos en la cama elástica, al centro del escenario, acompañaron cada una de las melodías, en medio de los gritos de los fans.

Los chicos se movieron todo el tiempo por el escenario, formado por estructuras metálicas de diferentes niveles.

En la parte más alta del templete, una tornamesa era comandada por un DJ, que los acompañó gran parte del show.

La mayoría de los asistentes eran niñas y adolescentes, que portaban prendas o accesorios con el nombre del grupo.

Sin embargo, algunos rostros masculinos, especialmente de padres que las acompañaban, se veían entre el público.

En 'Crazy for U', Carlos, con sombrero de charro, les pidió gritar sólo a ellos.

A diferencia del público masculino, las chicas que se encontraban en el lugar gritaban a la menor provocación hasta quedarse sin voz, asumiendo que la banda escuchaba sus declaraciones de amor.

Frases como "¡Carlos, te amo!" y "Kendall, eres el mejor" se escucharon todo el tiempo, mientras pancartas con mensajes similares se movían rítmicamente entre las primeras filas, en donde se ubicaban las pocas afortunadas que pudieron tocar la mano de alguno de los integrantes de la banda.

Si bien la euforia del público se mantuvo en un punto alto en todo momento, llegó a su clímax cuando los chicos eligieron a cuatro fans de entre el público y las subieron al escenario para que, sentadas junto a ellos en unas sillas, escucharan 'Worldwide', la cual cantaron en su mayoría en español.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada